Servicios Parroquia Reflexiones Dominicales

LA PALABRA DE DIOS PARA EL DOMINGO

NOVIEMBRE 5 DE 2017 – DOMINGO 31 DEL TIEMPO ORDINARIO - CICLO A

Por: Diácono Eduardo Carmona Ramírez

TEXTOS:

- Pues yo os haré despreciables y viles ante el pueblo, por no haber guardado mis caminos… Malaquías 1,14–2,2b.8-10

- “Guarda mi alma en la paz, junto a ti, Señor” Sal 130

- Os teníamos tanto cariño que deseábamos entregaros no sólo el Evangelio de Dios, sino hasta nuestras propias personas, 1 Tes. 2, 7-9. 13

del santo Evangelio según San Mateo 23, 1-12NOV5

"En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a sus discípulos, diciendo: «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos no hacen lo que dicen. Ellos lían fardos pesados e insoportables y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar. Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y ensanchan las franjas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias por la calle y que la gente los llame maestros. Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar maestro, porque uno solo es vuestro maestro, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo. No os dejéis llamar consejeros, porque uno solo es vuestro consejero, Cristo. El primero entre vosotros será vuestro servidor. El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido". Palabra del Señor.

REFLEXIONEMOS

Hoy, el Evangelio nos lleva a reflexionar sobre dos aspectos que son trascendentales en el devenir vital de las personas: la hipocresía y el ejercicio realista de la vida.

Hay quienes al comentar este evangelio hablan de incoherencia, pero es más certero hablar de hipocresía, dado que la coherencia es la conexión lógica de una cosa con otra, mientras que la hipocresía es fingir cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen; es lo que hacen los fariseos, dicen y enseñan cosas buenas, pero se comportan y actúan de manera opuesta, de ahí surge esa expresión tan dura de Jesús: "hagan y cumplan lo que les digan, pero no hagan lo que ellos hacen, porque ellos no hacen lo que dicen."

 

Uno de los mayores pecados que vivimos los humanos es la hipocresía, esta es una pandemia más grave que los virus, las gripas, las epidemias que aparecen en el mundo con frecuencia, porque está inserta en los estamentos sociales, económicos, políticos y religiosos a todos los niveles.

 

La hipocresía se mimetiza, cual camaleón, con palabras que se muestran positivas, pero quien las pronuncia está pensando lo contrario; con acciones que semejan honestidad, pero luego surge la verdadera y torcida intención; con actitudes que atraen por su apariencia, pero que llevan el veneno del engaño, como dice alguien que es muy cáustico pero muy sensato: "se te muere de amor en los brazos, pero al abrazarte lleva el cuchillo a tu espalda".

 

Estudiemos dos frases, de dos pensadores universales, para que midamos la magnitud negativa y dañosa de la hipocresía: "La hipocresía es el colmo de todas las maldades". Molière

 

El gran escritor francés la califica como el sumun de la maldad y tiene razón, porque de la hipocresía no es posible que brote nada bueno, nada positivo.

 

"La hipocresía exterior, siendo pecado en lo moral, es grande virtud política". Francisco de Quevedo, uno de los grandes de las letras españolas, poeta, crítico, teólogo, nos muestra en esta frase, con su agudeza satírica, la cruda realidad de la hipocresía: la denomina pecado en lo moral, que es lo real y virtud en lo político, a lo que asistimos a diario en todos los países del mundo, ya que la mayoría de los políticos eso es lo que practican la hipocresía, afortunadamente hay excepciones.

 

Quien actúa con hipocresía tiene poder, pero le falta autoridad: tiene poder para mentir, engañar, disimular, pero carece de autoridad para juzgar con rectitud, para corregir con sabiduría, para actuar con limpieza. Su conducta lo desacredita, aunque crea que se está beneficiando y tarde o temprano aparecerá su pecado. Es por ello por lo que debemos ser muy cuidadosos con nuestros comportamientos y evaluarnos en forma continua, para no caer en la hipocresía por descuido o lo que es peor a conciencia.

 

Es hipocresía "cargar a los demás con fardos pesados, pero no mover un dedo para ayudarles", lo que significa que: "hacer las cosas por mano ajena" puede ser válido, pero es inmoral. Pasa en los hogares de manera frecuente, se le descarga en especial a la mamá el peso de las tareas domésticas, porque los demás estamos muy ocupados o muy cansados y ¿Ella no se cansa? pasa en las empresas con inusitada frecuencia, escudados un una frase que se usa muchas veces como técnica administrativa, cuando no es más que la legalización de la hipocresía: "delegar responsabilidades" y si las cosas salen bien el jefe es un sabio, pero si salen mal el que recibió la delegación es un inepto; Imponemos cargas, pero no ayudamos a cargar; entregamos responsabilidades pero no nos responsabilizamos; acusamos pero no asumimos culpas; con frecuencia, somos exigentes y severos con los demás pero comprensivos e indulgentes con nosotros mismos; si los demás se equivocan reprendemos y castigamos, pero si nosotros nos equivocamos "es que somos humanos". ¿Reconozco este cuadro? ¿Me parece muy negativo? si me miro a mi mismo, y me comparo con lo dicho ¿cómo me veo?

 

El segundo elemento que nos presenta el Evangelio hoy es: El ejercicio realista de la vida, que no es hacer las cosas porque nos vean, sino por el cumplimiento cabal de nuestras responsabilidades, debemos ser sencillos en el cumplimiento de nuestros deberes en todos los campos: es no actuar por el prestigio personal, sino porque es la misión que nos compete, la que Dios nos ha entregado; es no buscar ser tratados de una manera especial, sino con justicia y deferencia como resultado de nuestro comportamiento leal; es no estar atentos a nuestra imagen en forma narcisista, sino dar con nuestro hacer diario, imagen de persona íntegra; es no buscar los primeros puestos y los asientos de honor, sino que nos lleven a ellos por nuestros verdaderos méritos; es no dejarnos llamar maestros, cuando ni siquiera alcanzamos el nivel de discípulos; es hacer de la última frase del evangelio de hoy, un verdadero programa de vida: "El mayor de ustedes que se haga servidor de los demás. El que se alabe será humillado, y el que se humille será alabado."

 

Servir a los demás, sin importar el rango humano que se tenga, es vivir la vida de una manera totalmente realista, porque nos enriquece humanamente, nos ennoblece mentalmente y nos engrandece espiritualmente. No nos creamos más grandes de lo que realmente somos, porque con seguridad habrá alguien superior y no hay golpe más fuerte que caer de las falsas alturas.

 

Abajémonos a nuestro verdadero nivel y con seguridad creceremos al nivel apropiado. Esta frase, del eximio escritor católico Tomas de Kempis, es una síntesis de lo que es el ejercicio realista de la vida: "No eres más porque te alaben, ni menos porque te critiquen; lo que eres delante de Dios, eso eres y nada más".

 

Lo cual implica: soy lo que de verdad debo ser, si vivo mi vida en forma realista y ecuánime.

Alabado sea el Señor.